MEGA KENNELS, FUTURO O PASADO Parte 1.

Desde Alaska nos llegan noticias de uno de los kennels más importantes en larga distancia, este es el kennel de Dallas Seavey, ultimamente no paran de salir noticias negativas sobre este kennel, todo a saltado por los aires a raíz del famoso caso positivo en Tramadol de 4 de los 7 perros con los que Dallas llego a Nome en la pasada Iditarod, pero eso no ha hecho mas que abrir otras vías polémicas, en este momento se están cebando con esta forma de llevar un kennel de mas de 100 perros.
Asociaciones en defensa de los animales como PETA han denunciado a Dallas por maltrato en sus instalaciones y dicho kennel ha sido objeto de varias inspecciones en las ultimas semanas a cargo de las autoridad de Alaska que han certificado que dichas denuncias son falsas y que sus instalaciones cumplen con la normativa estatal y la salud y el trato hacia los animales es correcto.
Pero ahí no queda la cosa y en los próximos días va a ver la luz una entrevista acompañada de imagenes en vídeo de presuntos maltratos en el kennel de Dallas grabados por una handler que trabajo durante un tiempo en este kennel.


 Todo este revuelo me hace pensar en el tipo de Mushing en el que se ha convertido ganar la Iditarod, kennels de mas de 100 perros, handlers y colaboradores que pueden o no saber lo que hacen con los perros, la imposibilidad del Musher dueño de dicho kennel de conocer todos sus perros y tener un trato mas personal con cada uno de sus perros.
La competitividad que existe en la Iditarod por hacerla cada vez mas rápida, en menos tiempo y con los medios tecnológicos mas avanzados para poder ganar unos segundos al reloj.


  Todo esto hace que la ultima gran carrera como se denomina en los círculos mas publicitarios se este convirtiendo en una mentalidad puramente de sprint, pero llevada a las 1049 millas.
Desde hace unos cuantos años soy un ferbil seguidor de esta carrera y de todo lo que la rodea, sigo los blogs durante todo el año de muchos de sus participantes e intento estar lo mas informado posible sobre todas las novedades que surjan alrededor de la carrera, no tengo nada en contra de estos mega kennels de 100 perros, de hecho entiendo que ganar la Iditarod se ha convertido en una estrategia estadística, en la que influye muchísimo el poder adquisitivo de cada musher para poder invertir en perros, infraestructura, vehículos, recursos humanos, alimentación, material etc etc y que desde hace unos años el que mas invierte tiene muchas papeletas para llevarse los 60.000 dolares mas todo lo que rodea al campeón de la Iditarod.


 La duda se cierne ahora mismo sobre este tipo de Mushing en los principios morales. Zoya Denure, musher con experiencia en Iditarod y a su vez muy mediatica en redes sociales, lleva semanas planteando muchas dudas sobre este caso, ella asegura que dispone de la información sobre el presunto maltrato y que tiene una entrevista preparada con la handler que trabajo allí, que cree su historia y que son sobradamente conocidos los casos de presuntas actividades no muy adecuadas de la familia Seavey desde hace muchos años hacia sus perros.
Todo este tema pone encima de la mesa el tema moral y es muy complicado llegar a una conclusión que englobe estas dos formas de ver el Mushing, tenemos que tener en cuenta que la familia Seavey lleva varias generaciones trabajando para ganar la carrera, a parte de ser un legado familiar es su forma de vida desde hace medio siglo, ellos no han parado de desarrollar métodos de entrenamiento, material, evolución genética y muchas otras cosas, pero...... es estrictamente necesario disponer de 100 perros para ganar la Iditarod????


No hay comentarios:

Publicar un comentario

FACTORES QUE INFLUYEN EN EL RESULTADO FINAL

Para llegar a esta foto, según la teoría, tendríamos que tener: Los mejores perros. El mejor Musher. Pero. ¿ Gana siempre el equipo...